El héroe que trabajó durante 18 años para reforestar el bosque que amaba de niño

Moirangthem Loiya, un hombre de 45 años de Manipur, India, da esperanza al mundo con sus acciones admirables. Este hombre ha plantado un bosque de 121 hectáreas llamado “Punshilok”, que significa “Primavera de la vida”, a lo largo de 18 años.

En su infancia, Loiya solía visitar el exuberante bosque verde del pico Koubru en el distrito de Senapati, Manipur. Luego de varios años ,cuando termina la universidad en el 2000, Loiya vuelve a visitar el lugar nuevamente y ve todo el bosque destruido. Este hecho lo marca definitivamente.

En 2002, decide dejar su trabajo como representante médico y comienza a buscar una tierra para plantar árboles. Afortunadamente, un lugareño lo guia a la cordillera de Maru Langol Hill, un lugar sin árboles que fueron quemados por los lugareños para el cultivo de arroz. Loiya, decide crear un bosque allí.

La cordillera de Maru Langol es ahora el hogar de más de 200 tipos diferentes de plantas y 20 variedades de bambú, además de dar refugio a una variedad de aves, serpientes y animales. Durante seis años, Loiya, estuvo viviendo en Punshilok, en medio de la vegetación del bosque trabajando solo y convirtiendo cada espacio desatendido en un hogar para varios tipos de plantas, hierbas y vida silvestre.

Sin duda Loiya es una inspiración para muchos. Y como él lo dice se considera un pintor que sin utilizar pinceles o papel, utiliza las colinas como lienzo y los árboles y flores son su pincel. Luego Loiya, junto con algunos voluntarios crearon la organización, Wildlife and Habitation Protection Society (WAHPS), con la que han estado trabajando para reponer el área plantando miles de árboles. El resultado es un paraíso verde llamado bosque de Punshilok en la cordillera de Maru Langol.

Sin embargo, es un logro realizado a lo largo de varios años. Para Loiya, fue una etapa desafiante de la vida donde recibió refutaciones de varios rincones cuestionando su trabajo y desmotivándolo moralmente.

Pero lo que lo mantuvo fuerte fue su profunda preocupación por la naturaleza y el apoyo incondicional de sus familiares, amigos y funcionarios forestales. Cuando se le preguntó cómo la gente llegó a conocer su trabajo solo ahora, después de todos estos años, Loiya dijo: “Estaba esperando a que los árboles hablaran por sí mismos”. Con el tiempo, personas de diversos ámbitos de la vida, incluido el departamento forestal, notaron a Loiya y su organización y han elogiado sus esfuerzos para proteger el medio ambiente.

Reconociendo su pasión y arduo trabajo en la preservación del bosque, Loiya ha sido incluido en el Comité Conjunto de Manejo Forestal (JFMC), iniciado por el departamento forestal para supervisar las áreas de reserva forestal en el estado.

Ahora, planean atraer a más gente local y brindarles capacitación con el fin de proteger el bosque del fuego, que es el factor más degradante. La devoción y el amor de Loiya por la naturaleza dicen mucho y nos enseñan cómo el sentido más
profundo de humanidad de una persona puede superar cualquier obstáculo.

Melisa Jankac

Melisa, se dedica al movimiento y a la conciencia corporal, promoviendo un estado de integridad del ser. Ella cree que la sustentabilidad es danzar en armonía con el planeta, por tal motivo dedica parte de su tiempo a escribir artículos sobre Ecología.

Deja un comentario