El primer barco del mundo hecho solo de plástico reciclado

En medio del impulso creciente de la lucha contra la contaminación por plásticos, se presentó hoy al mundo el primer barco hecho con plástico 100% reciclado. El proyecto, llamado Flipflopi, usó 30.000 sandalias (flip-flops) reutilizadas y plástico recolectado en limpiezas de playas a lo largo de las costas de Kenia.

Kenia encabeza la lucha contra los plásticos de un solo uso en África. Hace casi dos años prohibió las bolsas de este material, con multas de entre 16.000 y 32.500 euros y penas de hasta dos años de prisión para quienes las fabriquen, importen o usen. Los keniatas han continuado esta guerra con una sorprendente iniciativa sostenible, que está dando la vuelta al planeta: El primer barco del mundo hecho solo de plástico reciclado.

El proyecto Flipflopi fue fundado por Ben Morison (Operador de Turismo en Kenia), en 2015, después de que le sorprendieran las cantidades de plástico que llegaban a las playas de Kenia, especialmente flip flops (chancletas), que ensuciaban las hermosas playas africanas. Es un proyecto de economía circular que inspira e integra usos alternativos de los residuos plásticos que ya existen en nuestro entorno.

Morison, vio la oportunidad de crear una embarcación alegre y llamativa por sus colores, que mostrara al mundo el impacto de la basura marina. Al utilizar solo recursos disponibles a nivel local y tecnología básica en la creación del barco Flipflopi, el proyecto ha podido presentar soluciones replicables en otras comunidades.

La ONU colabora económicamente con el viaje del Flipflopi, dentro del marco de su campaña “Clean Seas” (Limpiar los mares), una colaboración que se suma a los cerca de 100.000 dólares gastados ya durante la fabricación del barco y el proceso de investigación.

Era importante que este no fuera un barco cualquiera, sería un dhow tradicional. Estos barcos se han construido y han navegado en África Oriental durante miles de años, conectando el continente africano con Oriente Medio y Asia para comerciar con esos territorios. “Como símbolo, integra muchos aspectos: intercambio cultural, patrimonio cultural y diversidad de personas”, explica Pabari. (Ambientalista) “Era enormemente importante que fuera un dhow.”

Recolectando plástico desechado de las playas y pueblos locales, el equipo fundió 10 toneladas de plástico para construir el dhow de 9 metros de largo. Todo excepto el mástil está hecho con bolsas de plástico, botellas, recipientes y vasos, y el exterior está terminado con lo que da nombre al barco: 30.000 flip flops reutilizadas.

Luego de haber realizado 1800 kms de navegación el Flipflopi se prepara para una tercera embarcación en dirección al Lago Victoria en Marzo 2021. El Lago Victoria, es el lago de agua dulce más grande de África, alberga a más de 40 millones de personas que viven en 3 países (Kenia, Tanzania y Uganda) y es la fuente del río Nilo.

Durante todo el recorrido planeado, el velero realizará distintas paradas estratégicas, donde difundirá su mensaje a políticos, empresarios y a la comunidad en general, sobre la importancia de reciclar y de cuidar el medio ambiente. Esperan inspirar a las distintas comunidades a emprender una cultura de reciclaje para que cada una encuentre la ruta más adecuada para su realización.

No hay duda de que la contaminación por plásticos es uno de los problemas más urgentes de nuestros tiempos y también es uno de los problemas que podemos solucionar.” Dipesh Pabari.

Deja un comentario