Empresario construyó su huerta en plena pandemia reciclando 1000 botellas de plástico

Michael Triviño, un empresario de 43 años de Filipinas, decidió convertir su terreno baldío en una huerta en el patio trasero de su casa y lo llamó Myrtle Sharrin’s Garden en honor a su hija.

Un proyecto de cuarentena

A pesar de no tener trabajo durante la cuarentena, Triviño se mantuvo ocupado, no por su negocio de camiones, sino porque estaba cultivando. Descubrió su interés en la agricultura al ver blogs relacionados con la jardinería y unirse a grupos en linea.

Independientemente de no tener experiencia en agricultura, Triviño aprovechó la oportunidad para aprender algo nuevo durante la cuarentena. Comenzó sembrando semillas en botellas de plástico y las colocó en su patio trasero. En lugar de comprar macetas, optó por reciclar botellas, neumáticos y cajas viejas.

Al ser el dueño del terreno, fue él quien diseñó y decidió qué y dónde plantar las semillas. Para maximizar aún más el espacio, Triviño colocó sus maceteros en la pared y también creó estantes de bambú donde colocó otras botellas. De un área de almacenamiento desordenada, su patio trasero es ahora una próspera huerta urbana.

Comenzó el proyecto en abril pasado con la ayuda de sus conductores y ayudantes de su negocio de camiones. Dado que sus empleados no tenían viajes programados, ellos lo ayudaron con el proyecto y en un mes lograron terminar de diseñar y sembrar la huerta urbana.

 

Cultivos en el baldio

Triviño cultiva principalmente lechuga, pero también cultiva berenjena, quimbombó, rabanitos, pakchoi, mostasa, Pimientos, ube y plantas de hierbas. Su plan inicial era solo plantar lechuga en sus botellas de PET, pero resultó que había comprado tantas semillas hasta el punto que se le acabaron las botellas, por lo que utilizó otros materiales como llantas y cajas.

En el caso de las berenjenas y la quimbombó, puede cosechar dos veces por semana, mientras que en el caso de la lechuga, las cosecha semanalmente. Todos los días, riega las plantas alrededor de las seis de la mañana y las revisa para ver si hay presencia de insectos. También elimina las malas hierbas y las hojas secas a diario.

Seguridad alimentaria familiar

El propósito principal de por el cual comenzó a sembrar es para el consumo personal de su familia, para generar una independencia alimentaria. Cada mes, su familia puede ahorrar alrededor de P3000 a P4000 (moneda filipina) en gastos de comida, corresponde a entre 60 y 80 dolares mensuales ahorrados.

A partir de ahora, los productos se destinan únicamente a sus comidas. También comparte con sus amigos, empleados y vecinos. Triviño apunta a vender sus productos para septiembre y planea expandir su finca urbana utilizando su otro lote baldío ubicado en su subdivisión.

Como muchas personas pierden sus trabajos y encuentran un propósito debido a la situación actual, este empresario encontró pasión en producir alimentos no solo para su familia, sino también para sus vecinos, amigos y empleados.

Melisa Jankac

Melisa, se dedica al movimiento y a la conciencia corporal, promoviendo un estado de integridad del ser. Ella cree que la sustentabilidad es danzar en armonía con el planeta, por tal motivo dedica parte de su tiempo a escribir artículos sobre Ecología.

Deja un comentario