Estudiante recicla mascarillas usadas y las convierte en muebles

Con la pandemia de Covid-19, la protección de la boca y la nariz se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana, con un efecto negativo en el medio ambiente: la eliminación de las máscaras aumenta la cantidad de desechos.

Los expertos de todo el mundo están instando a las personas a usar máscaras faciales, como una de las medidas de precaución para protegerse del coronavirus; sin embargo, el equipo de seguridad también es una causa de contaminación.

Molesto por los desechos causados ​​por las mascarillas desechables, muchas de las cuales están hechas de polipropileno, un estudiante de Corea del Sur, Kim Ha-neul, quien se especializa en diseño de muebles, ha encontrado una solución ecológica, fundiéndolas para hacer taburetes, que se puede utilizar para sentarse.

“El plástico es reciclable, entonces, ¿por qué no reciclamos las mascarillas, que están hechas de plástico?” dijo el estudiante de 23 años.

En junio, Kim instaló una caja de colección de máscaras en su escuela, la Universidad de Arte y Diseño de Kaywon. Desde entonces, ha reunido 10.000 máscaras usadas y también ha recibido más de una tonelada de máscaras defectuosas de una fábrica.

Para reducir el riesgo de transmisión del coronavirus, Kim los almacena durante al menos cuatro días. Luego, quitando las bandas elásticas y los cables, empuña una pistola de calor sobre las máscaras en un molde, fundiéndolas a temperaturas superiores a los 300 grados Celsius (570 grados Fahrenheit).

¿El resultado? Taburetes de tres patas de 45 cm reciclados a partir de máscaras blancas, rosas, azules y negras, que Kim exhibió en su exposición de graduación.

A continuación, Kim espera hacer otras piezas de mobiliario a partir de las máscaras recicladas, como una silla, una mesa o algunas luces. También está instando al gobierno y a las empresas privadas a reciclar las mascarillas creando una caja separada para su colección.

 

Deja un comentario