Qué es el Guano y cómo usarlo en los cultivos orgánicos

Como la sangre seca, el estiércol de cuerno aplastado o de ortiga, el guano, un excremento animal fosilizado que puede hacer milagros en los cultivos orgánicos. Los excrementos de pájaros y murciélagos, llamados «guano», tienen virtudes asombrosas tanto en los jardines ornamentales como en los vegetales. Si las ventajas del estiércol han logrado hacerte olvidar su composición, sin duda el guano también te convencerá. Así que veamos qué es y cómo usar guano en los cultivos o el jardín para fertilizar la tierra y así darle un buen alimento a las plantas, también veremos todas las propiedades que el guano contiene.

¿Qué es el Guano?

El guano es un fertilizante natural a base de excrementos de aves (marinas en la mayoría de los casos) y/o de murciélagos.

El guano se recoge generalmente en Madagascar y el Perú, donde incluso constituye una riqueza increíble para estos países. La palabra «guano» viene de la palabra quechua «wanu», que significa «excremento».

Virtudes del guano

El guano es un fertilizante muy efectivo ya que:

  • Fomenta el crecimiento de las plantas
  • Regula el equilibrio del suelo
  • Actúa muy rápidamente.

Su alto contenido de nitrógeno y fósforo lo hace tan efectivo para las plantas con hojas como para las plantas con flores o vegetales.

El guano es inodoro. Por lo tanto, puede utilizarse para plantas de interior. Es adecuado para todo tipo de plantas

El guano por sí solo puede reemplazar todos los otros fertilizantes del jardín. Es el fertilizante más natural y completo de toda la gama.

Por supuesto, otros fertilizantes específicos pueden dirigir los aportes nutricionales según la especie de las plantas tratadas, ya sean plantas de flores, vegetales, ornamentales o tropicales…

¿Cuándo y cómo usar el guano?

El guano puede utilizarse como fertilizante de fondo o como fertilizante de látigo. Por lo tanto, la frecuencia de aplicación y la dosis serán diferentes.

Para un tratamiento en profundidad:

    El guano puede esparcirse y enterrarse parcialmente en la tierra en la primavera, unos días antes de plantar y sembrar

    Unas pocas paladas de guano añadidas después de rascar el suelo en otoño permitirán que el suelo se regenere durante el invierno.

   Para una mayor eficiencia, asegura el descanso invernal de los bancales de cultivo cubriendo el suelo enmendado de guano con abono o materia orgánica vegetal.

    Se puede aplicar guano durante el período de crecimiento de los botones florales, durante la temporada de maduración de los frutos o durante la fase de desarrollo de las hojas, añade unos cuantos puñados de guano a la capa superior del suelo para restaurar el vigor de la planta casi instantáneamente, luego riega con agua abundante para que el guano se disuelva y actúe profundamente en las raíces.

¿Cuál es la dosis a respetar cuando se usa guano?

No existe una regla universal que deba respetarse, las cantidades que se traigan dependerán principalmente de la necesidad de los diferentes cultivos. Por ser orgánico, de origen natural, el guano es un verdadero fertilizante de acción rápida, muy rico en nitrógeno y fósforo, pero también contiene potasio.

El problema es que se importa del Perú y sus depósitos se están agotando. ¡Son excrementos de aves marinas acumulados durante décadas! Resérvalo para los suelos deficientes en nitrógeno y fósforo, y úsalo de modo superficial en otoño a las zonas del huerto donde se va a cultivar verduras de hoja la primavera siguiente: espinacas, lechuga, acelga, hinojo, pero sobre todo es muy bueno para los árboles frutales.

Las cantidades variarán: por ejemplo, en una maceta de 7 litros en el interior, de 2 a 4 cucharadas son suficientes, mientras que al aire libre se puede añadir más. La dosis recomendada es de 100 gramos por planta, aunque se puede añadir fácilmente más.

Cuando las plantas crecen en el exterior, se les puede dar cantidades muy grandes, hasta 400-500 gramos de guano por planta, sin riesgo de problemas de sobrefertilización.

Para la preparación del sustrato, se mezcla 1 kilo de gano por cada 100 o 250 litros de sustrato, según lo que se quiera.

La composición nutricional del guano

Macronutrientes (nutrientes necesarios en grandes cantidades):

    Nitrógeno (N): es el principal componente de la clorofila y los aminoácidos. Asegura el desarrollo saludable de la parte de arriba, incluyendo los tallos y las hojas.

    Fósforo (P): Es un elemento esencial de la fotosíntesis. Promueve el crecimiento de las raíces.

    Potasio (K): Es un refuerzo contra las bacterias y el moho, mientras que hace más fuertes los tallos y las ramas. Este mineral juega un papel esencial en el uso del aire y la luz.

Los macronutrientes son esenciales durante todas las fases del crecimiento de las plantas. Sin embargo, cada etapa requerirá diferentes proporciones y combinaciones de NPK.

Micronutrientes (vitaminas y minerales necesarios en pequeñas cantidades):

    Boro (B): es un mineral que contribuye al desarrollo de las paredes celulares, los frutos y las semillas, así como a la absorción del calcio.

También puede ser de interés leer: Estiércol de gallina como abono y fertilizante orgánico.

    Calcio (Ca): Este elemento preserva la estructura celular del sistema de raíces y facilita la fotosíntesis, así como la absorción de otros nutrientes.

    Hierro (Fe) y Manganeso (Mn): actúan sobre los sistemas enzimáticos y estimulan la producción de clorofila.

    Azufre (S) y Zinc (Zn): componentes básicos en la producción de proteínas y enzimas.

    Magnesio (Mg): la clave para absorber la luz o la energía solar

Fuente

Deja un comentario