En filipinas reemplazan las bolsas de plástico por canastas hechas con hojas de coco

Toda la materia prima que podemos obtener de la tierra no solo cubre muchas necesidades alimenticias, sino que además tiene infinitas funciones prácticas y cotidianas.

Desde el origen de los tiempos, uno de los usos que le hemos dado a los insumos de agricultura han sido los tejidos naturales, utilizando fuentes de origen vegetal, como el algodón o el cáñamo, o de origen animal como la lana o la seda.

Hoy abundan las artesanías comunes tales como canastos, abanicos, bolsas, carteras y hasta adornos. Y ahora, los vendedores de la provincia Tawi-Tawi, ubicada al sur de Filipinas, han hecho uso de su gran ingenio y han creado alternativas biodegradables y sostenibles a las comunes bolsas de plásticas que tanto daño causan al medio ambiente.

Esto ha ayudado a eliminar el uso de plástico en los mercados locales, y ahora abundan las cestas fabricadas a mano que hacen en su totalidad con hojas de coco, las cuales han llamado coloquialmente “Sulingkat”. Todas las cestas son utilizadas para transportar y presentar los productos agrícolas en el mercado.

Sus características de resistencia y flexibilidad, la han hecho una fuente de materia prima para la elaboración de estas particulares cestas que se traducen en una gran obra artesanal.

Materia prima barata, pero, ¿y el valor de los artesanos?

Si bien la material prima es de fácil acceso, debemos reconocer todo el trabajo de los artesanos: tejer las palmas a mano, elaborar los diseños, discernir qué tipo de tejido o técnica utilizar para garantizar la integridad de las artesanías. Esto sin duda tiene un valor incalculable.

Es interesante mencionar que este ingenioso método utilizado en Filipinas fue difundido por primera vez gracias a Jan Darren Guiwan, un bloguero de viajes que compartió las fotos de los vendedores utilizando las canastas en sus redes sociales.

Fue inevitable que rápidamente causaran una gran impresión y se dieran a conocer en todo el mundo precisamente por el objetivo de las mismas: reducir el uso de plásticos contaminantes.

Otras alternativas sustentables en Filipinas.

Por muy impresionantes que sean estas canastas de hojas de coco, la realidad es que en Filipinas no es nuevo el uso de alternativas biodegradables.

Hoy en día muchas organizaciones e institutos locales se han asegurado de garantizar una sostenibilidad ambiental cambiando el plástico tradicional por envases creados a partir de materias orgánicas.

Podemos encontrar ejemplos como el colegio Quezon National High School de Lucena City que utiliza hojas de plátano y papel de Manila para servir la comida a los diferentes alumnos. O el caso de El Centro Comercial Liberty de Filipinas, el cual es un famoso mercado que ha optado por la sostenibilidad ante todo y ahora utiliza también hojas de plátano para envolver sus verduras en lugar del plástico tradicional.

Es digno de admirar el hecho de que constantemente estén innovando nuevas alternativas que contribuyan a la preservación del medio ambiente utilizando elementos de la naturaleza. Sin duda, todo el resto del mundo puede tomarlos como ejemplo, al fin de cuentas cada pequeña acción cuenta y la creatividad de las personas es infinita.

Deja un comentario